Páginas vistas en total

5/05/2011

La rana y el escorpión.


Había una vez una rana sentada en la orilla de un río, cuando se le acercó un escorpión que le dijo:
 —Amiga rana, ¿puedes ayudarme a cruzar el río? Puedes llevarme a tu espalda…
—¿Que te lleve a mi espalda? —contestó la rana—. ¡Ni pensarlo! ¡Te conozco! Si te llevo a mi espalda, sacarás tu aguijón, me picarás y me matarás. Lo siento, pero no puede ser.
 —No seas tonta —le respondió entonces el escorpión—. ¿No ves que si te pincho con mi aguijón, te hundirás en el agua y que yo, como no sé nadar, también me ahogaré?
Y la rana, después de pensárselo mucho se dijo a sí misma: —Si este escorpión me pica a la mitad del río, nos ahogamos los dos. No creo que sea tan tonto como para hacerlo. Y entonces, la rana se dirigió al escorpión y le dijo:
 —Mira, escorpión. Lo he estado pensando y te voy a ayudar a cruzar el río.
El escorpión se colocó sobre la resbaladiza espalda de la rana y empezaron juntos a cruzar el río.Cuando habían llegado a la mitad del trayecto, en una zona del río donde había remolinos, el escorpión picó con su aguijón a la rana. De repente la rana sintió un fuerte picotazo y cómo el veneno mortal se extendía por su cuerpo. Y mientras se ahogaba, y veía cómo también con ella se ahogaba el escorpión, pudo sacar las últimas fuerzas que le quedaban para decirle:
 —No entiendo nada… ¿Por qué lo has hecho? Tú también vas a morir.
 Y entonces, el escorpión la miró y le respondió:
 —Lo siento ranita. Es mi naturaleza, no he podido evitarlo. 


*No intentes cambiar a las personas, y menos engañárte a ti mismo y creer que pueden cambiar su forma de ser. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Yo.

Mi foto
Cerrando los ojos se apaga el universo, pequeño telon para escenario tan inmenso. ¿te falta algo?¿te sientes solo? no importa, pues un corazon grande se llena con poco. Emborracharse no sustituye la falta de compañía, pues de soledad te llenas conforme la botella se vacía. la voz del enemigo nos acusa, el silencio del amigo nos condena...