Páginas vistas en total

11/13/2011

.

Hacía mucho que no escribía.
Simplemente quiero reflejar algo que me ha puesto un poco triste hoy. 
El concepto "familia unida". Lo echo de menos. Aunque, ¿Cómo echo de menos algo que nunca he tenido?
Esa es la cuestión. Os tengo envidia, a todos aquellos que vivís en una casa, con un padre y una madre,juntos. No tener que dividirse en las vacaciones, un mes para uno y un mes para el otro, ni en navidades, ni en ninguna fiesta importante. No tener que aguantar los comentarios de uno hacia el otro, mentir, esconder cosas. Nadie sabe lo que se siente hasta que no pasa por ello. Realmente, no recuerdo una sola vez a mi padre y a mi madre juntos, ya que cuando se divorciaron yo tenía tan solo 6 años. La imagen de mi madre saliendo por la puerta con una maleta en cada mano sigue en mi cabeza. Y para mi que no se irá nunca. No sé a qué considerar "familia", en realidad. Supongo, que vosotros sois mi familia. Por eso me duele tanto cuando discuto e intento evitarlo, aunque para ello me tenga que hacer daño. Lo he pasado muy mal en cuanto al tema de amistades, por eso soy tan frágil e insegura. Necesito saber que sois mi familia, y que nunca os voy a perder. Lo necesito más que el respirar. Necesito sentirme bien por una vez, sentirme querida por una familia que no comparte sangre, pero sí corazón. 


Sois lo que tengo, no me falléis. 

2 comentarios:

  1. siento si alguna vez he hecho comentarios al respecto, siento tu situación, de verdad.
    pero también te digo algo que ya sabes, que te quiere muchísima gente que te va a querer y cuidar siempre, yo el primero... siempre

    ResponderEliminar
  2. nada que añadir al comentario de diego

    ResponderEliminar

Yo.

Mi foto
Cerrando los ojos se apaga el universo, pequeño telon para escenario tan inmenso. ¿te falta algo?¿te sientes solo? no importa, pues un corazon grande se llena con poco. Emborracharse no sustituye la falta de compañía, pues de soledad te llenas conforme la botella se vacía. la voz del enemigo nos acusa, el silencio del amigo nos condena...